R. Kotler

Diario de un Historiador

 
El recuerdo siempre de Abraham Kotler


Mi

21

de

Enero

Ladran Sancho, señal que algo se mueve PDF Imprimir E-mail
Escrito por Rubén Kotler   

Publicado en De Igual A Igual

 


 

El quiebre de las comunidades judías ante la masacre de Gaza

Algo comienza a resquebrajarse en el mundo judío. Una grieta se ha abierto en las distintas comunidades judías del mundo (incluido Israel) y comienzan a hacerse escuchar otras voces distintas al establishment dirigencial encolumnado ciegamente detrás de las atrocidades que comete el gobierno israelí. El punto de ruptura más fuerte ha sido sin lugar a dudas la segunda invasión al Líbano en julio de 2006. Entonces voces judías críticas con las acciones criminales en Líbano se hicieron escuchar encendiendo una luz de alarma en el seno de las comunidades. ¿Cómo era posible que los “hijos de Israel” cuestionaran a la madre patria? Fueron entonces acusados de antisemitas, de auto odio judío y un sin fin más de necedades. Las acciones en Gaza desde los primeros ataques el 27 de diciembre de 2008 y que ya dejan un saldo de más de 1200 palestinos muertos ha producido un cambio no sólo cuantitativo en las voces contrarias a toda acción bélica sino también, y esto es lo más importante, cualitativo.

Los emisarios de los dirigentes judíos han puesto una vez más el grito en el cielo. Ladran Sancho. Y sí, señal que algo se ha quebrado en lo que parecía ser un monolítico mundo judío encolumnado en la ceguera fe del sionismo. Hoy son miles las voces dentro del judaísmo mundial, incluidos en Israel, que comienzan a cuestionar y por ende a revisar la historia de Israel desde su misma fundación. Desde intelectuales hasta ciudadanos de a pie, el mundo judío sufre una saludable ruptura y voces contrarias al proyecto sionista comienzan a demostrar que no solo no tienen miedo de expresarse, sino que lo hacen con argumentos sólidos y desprovisto de todo sentimentalismo tribal absurdo. Algo tambalea en el establishment de las comunidades judías del mundo. Parafraseando al manifiesto comunista, “un fantasma recorre” al mundo judío. Y es el fantasma de una nueva emancipación. Esta vez acompañada de una clara crisis del proyecto sionista original que para seguir sosteniéndose ha necesito en los últimos años dos aventuras bélicas, cientos de asesinados y la apertura de posibles nuevos frentes bélicos, como el que se pretende abrir contra Irán. Un proyecto acabado moralmente, discutido éticamente y sostenido por sectores fachistas que han conseguido subsumir a la población israelí bajo una peligrosa doctrina que les está llevando a cometer los crímenes más atroces contra la humanidad.

Ladran Sancho. Señal que ya nada será igual. No lo fue desde la segunda invasión al Líbano, allá por julio de 2006, y no lo será desde que el 27 de diciembre de 2008 el cuarteto conformado por Olmert, Livni, Barak y Ashkenazy decidiera masacrar una vez más al pueblo palestino en Gaza. Porque hay que ser claros y decirlo una y otra vez, lo de Gaza no es una guerra, es una invasión y un ataque premeditado para destruir la moral de todo un pueblo, no es un conflicto, es la historia de la tragedia palestina que comenzó (por poner una fecha arbitraria) en 1948 con la expulsión de sus tierras de cientos de miles de palestinos. Hamás es hoy una excusa para convencer a grandes sectores de la población judía israelí y mundial que el cobarde asesinato de más de 400 niños (hasta el momento) es un acto de legítima defensa. Lo fue Alfatah para justificar Sabra y Shatila, lo fue Hizbulah para justificar la segunda invasión al Líbano. Mientras, el mundo clama a Israel para que deje de hacer oídos sordos y pare la barbarie. Los únicos que le siguen entonces, en una fe ciega de peligroso devoto manifiesto, son grupos reaccionarios de las comunidades judías, pagados por el gobierno de Israel para hacer el grosero trabajo de propaganda. Grupos de ultraderecha como Hasbará tienen entonces la clara consigna de ensuciar la cancha y siguiendo el modelo del Estado, se comportan, como lo expuso el periodista Gideon Levy, como “el matón del barrio”. Insultan, difaman, y se ponen nerviosos cuando integrantes “del rebaño judío” se salen de la manada para denunciar el crimen de un Estado que se erige como judío. Llegan incluso a la amenaza física ya que creen que con eso pueden intimidar a las voces críticas. Confunden Israel con judaísmo, confunden críticas a Israel con antisemitismo, y lo hacen a conciencia. Es el trabajo que el ministerio de educación israelí les ha encomendado. Y ellos, torpemente, hacen su trabajo. Es que los frentes de batallas para el Estado israelí son muchos, pero el más difícil parece ser el domesticar a los revoltosos dentro de la comunidad.

Ladran Sancho. Porque no tienen coraje de morder, más que cuando se empeñan en machacar desde aire, tierra y mar a la ya diezmada población Gazatí. Pero que si pudieran mandarían a lapidar a los que ellos consideran traidores del proyecto sionista, como lo hacen con los más de 300 soldados del Ejército que se encuentran encarcelados por negarse, nada más y nada menos, a ir a “asesinar palestinos”. Menosprecian desde el ninguneo a las organizaciones de derechos humanos israelíes que denuncian las miserias de los ataques, menosprecian a los intelectuales judíos de todo el mundo que siguen denunciando los crímenes de Israel, menosprecian sin más, el derecho internacional, aquel que fuera herido de muerte en la segunda invasión al Líbano y que recibiera su tiro de gracia en Gaza. Menosprecian los derechos humanos y a quienes intentamos defenderlos. Y fuera de Israel, esa quinta columna de pseudos dirigentes judíos, se hace cómplice de las masacres, cómplice del crimen. Esos, que comienzan a ver como miles y miles de miembros de las comunidades judías de todo el mundo ya no callan y gritan una y otra vez que no acompañarán el proyecto fachista con el que Israel asesina a los pobladores originales de las tierras que ocupan.

Ladran Sancho. Señal que algo por debajo de la piel se mueve. Esa capilaridad en las comunidades judías que comienza a manifestarse para denunciar que el crimen no debe escudarse en principios judíos. “En nuestro nombre no” pasó a ser el grito mayoritario de quienes estamos cansados de ver como se asesina y se masacran pueblos poniendo delante de los tanques una Torá y delante de los F16 plegarias a un Dios en el que los propios dirigentes comunitarios no creen. Ateos bíblicos que justifican la tragedia palestina por las voces de los antepasados, desconociendo la realidad de la historia reciente. Pero ya nada es igual ni lo será, y la reacción de las dirigencias judías comienza a tambalear detrás de miembros de la misma comunidad que les marcan el contra punto. Hoy, enero de 2009, no se entera quien no quiere enterarse y por más que barran la basura de bajo de la alfombra, las denuncias sobre la existencia de esa basura vuelan a velocidad de la luz por la red de redes. Con ponerse anteojeras hoy o llevar adelante la máxima goebeliana de mentir hasta que la mentira parezca verdad no sirve. Hoy incluso, dentro de Israel, ex miembros parlamentarios o destacadas personalidades del sionismo israelí dan un giro sustancial y comienzan a preguntarse por el proyecto sionista. Ven de cerca la tragedia palestina y denuncian la inviabilidad de un proyecto que solo puede sostenerse a partir de la “limpieza étnica sobre el otro”, el aborigen, los palestinos. Proyecto que se ha construido sobre la discriminación al originario de las tierras usurpadas, proyecto racista que hoy discrimina incluso a sectores de la propia comunidad judía. La doble moral y el doble rasero de siempre. Pero una señal de los tiempos que cambian recorren las comunidades judías. Todavía, es cierto, persiste el miedo de la persecución, pero poco a poco el miedo se va traduciendo en valentía para unirse a otros y formar redes de pensamiento alternativo al judaísmo oficial.

Ladran Sancho. Ladran porque saben que no pueden morder. Y ladran porque saben que del otro lado del mostrador quienes nos oponemos a la locura bélica, al asesinato del pueblo palestino y tanta violación sistemática de los derechos humanos somos cada vez más. No los suficientes todavía, pero ya no tenemos miedo. Y desde ahora y para siempre nos atreveremos a denunciar todo crimen que se cometa en nuestros nombres. No somos anti argentinos por denunciar que en Argentina mueren por día más de 30 niños por hambre en un país que produce alimentos para 300 millones de personas; no fueron anti alemanes quienes no solo denunciaron el nazismo sino que además salvaban vidas humanas; no somos antijudíos quienes desde dentro de las diferentes comunidades denunciamos el crimen que Israel comete en nombre del judaísmo. Seguiremos denunciando con la misma firme convicción de creer en el derecho del pueblo palestino de vivir en sus tierras, en el derecho de querer desarrollarse como pueblo sin que ninguna otra nación o sin que ningún otro Estado les señale cómo deben ser. Como judíos debemos enseñar y trasmitir que la emancipación del pueblo palestino contribuirá a que podamos vivir en un mundo un poquito más justo. Hasta que esa emancipación del pueblo palestino de manos del colono invasor suceda, nosotros, los hijos de las comunidades judías de todo el mundo seguiremos gritando y cada vez más fuerte: EN NUESTRO NOMBRE NO, NUNCA MÁS NO.


Selección de autores judíos e israelíes que denuncian a viva voz las atrocidades contra el pueblo palestino:

Ilán Pappé: El mensaje de Israel

Gerald Kaufman:
Los líderes israelíes no son simplemente criminales de guerra: están locos

Gideon Levy: El tiempo de los justos

No se aceptan solicitudes de no-judíos

Gilad Atzmon: Viviendo con los días contados en tierra robada

Diario Haaretz: Desinformación, tapujos y mentiras: Cómo se suscitó la ofensiva de Gaza

Amira Hass: Esto es Gaza

Uri Avnery: La pezuña del diablo

León Rozitchner: ¿Podemos seguir siendo judíos?

“Plomo fundido” sobre la conciencia judía

Juan Gelman: Einstein, Israel, Gaza

“¡Mentira! ¡Mentira! ¡No tiene perdón!”

Norman Finkesltein: Los hechos acerca de Hamas y la guerra contra Gaza

Plataforma:  En Nuestro Nombre No

Red Judía Antisionista: Carta de la Red Judía Antisionista Internacional



 

Historia y Memoria: TESIS DOCTORAL

En el País del si me acuerdo

Madres de Tucumán

 
Descarga el PDF clickeando
en la imagen.

Seminario en Puebla (México)

Haga Click para acceder a la info.

Mis escritos en...

 
 
 
 
  

Redes

 
http://3.bp.blogspot.com/_QmNYEeBnqPA/Sgk4VqGdwZI/AAAAAAAAACA/SOm9dnaQ9j8/S190/logoahora.jpg
 
Ver contenido por hits : 807241

Dailymotion/rubenko742000

 
 
 
 
 
 

YouTube/rubenko742000